fbpx

¡Esta semana cumplimos la 4ta edición de The Full Planner! y lo que comenzó como una prueba se ha convertido más que un pequeño negocio en un estilo de vida. El estilo de experimentar más libertad en todos los aspectos de mi vida para así hacer más de lo que amo y me emociona; algo que, si te resuena, deseo compartir contigo.

Este viaje de emprender ha tenido altos y bajos y he aquí algunas reflexiones de porqué amo lo que hago y cómo mientras celebramos, nos cargamos de energía para encontrar mejores maneras de hacer la cosas y mirar hacia el futuro con esperanza.

The Full Planner no nació con el primer propósito de ser una máquina de dinero: nació de la necesidad de un cambio radical de vida hacia una que me funcionara para dar cabida a tener tiempo para hacer más de lo que amo y me emociona. Sea esto desde cuidar mi salud, emprender o hasta pequeñas cosas como tomar café con un amigo.


En ese sentido, la primera cualidad que tiene The Full Planner, es ser más que un producto un cómplice para que yo y quien desee tenerlo, nos empuje a buscar más de eso que es importante para nosotros.

The Full Planner aspira a ser un héroe en la sociedad:  no sólo para generar empleo directo en indirecto, además he decidido que este sea lugar donde las personas se mantengan inspiradas no sólo para hacer un buen trabajo sino para que cada vez más tengan vidas que amen aún si eso significa que mañana se tengan que ir para seguir algún sueño.

The Full Planner siempre busca y se rodea de los mejores amigos: saber que una no puede sola y ver en eso oportunidades de expansión y crecimiento ha sido de las cosas más enriquecedoras de este proceso. Buscar manos y mentes mejores que las mías nos han hecho resolver problemas en menos tiempo, mitigando mayores riesgos y haciéndonos crecer velozmente.

En resumidas cuentas, The Full Planner se ha convertido poco a poco en un producto con características humanas a las que aspiro:


En las semanas anteriores he encontrado muchas personas que, pensando cuáles pueden ser sus metas de año nuevo, me dicen: es que yo no sé qué hacer, no tengo idea de lo que quiero.

Y es que, en un mar de opciones, en ocasiones puede ser difícil por dónde ir. Así que, si estás en esta situación de no saber qué hacer, no estás solo y lo primero que me gustaría que comprendas es que desear algo no tiene que representar un cambio drástico para sentir que haces algo que tiene significado o impacto en tu vida.

De acuerdo con Jen Fisher, Directora de Bienestar de Deloitte, la manera más sencilla y adecuada de encontrar qué deseamos hacer, es acercarnos a nuestro propósito que no es más que encontrar significado a lo que hacemos más allá que recibir un pago por ello. Hacer las cosas con base a un propósito, no sólo te hace más productivo además te permite influenciar mejor y más rápido en las personas que están a tu alrededor.

La buena noticia es que encontrar nuestro propósito, no es tan difícil como en ocasiones pensamos; aquí algunas recomendaciones para inicies con esa búsqueda:

Sabías que menos del 20% de las personas que se plantearon metas de año nuevo las lleva a cabo? Y eso en parte es porque no tenemos un mecanismo para poder darles seguimiento.

Algunas ventajas de dar seguimiento periódicamente a nuestras son:

Estamos a mitad de año y no hay mejor momento que éste para sacar nuestras metas y ya sea desempolvarlas (si es que no les has dedicado mucho tiempo) o bien darles esa carga extra que necesitan para cumplirlas.

Aquí te presento una guía de diez pasos sencillos para prepararte y hacer una revisión de calidad:

1- Guarda un espacio sagrado: tus metas son eso que anhelas; eso que si lograras impactaría tu vida positivamente y de manera permanente. Por ello es que dedicarles tiempo no es cualquier cosa. Busca un espacio a solas y prepárate para no tener interrupciones.

2- Tu actitud es clave: inicia esta revisión como si fuera una conversación con tu mejor amigo, con quien serás amable y a la misma vez honesto. Date un abrazo por donde sea que estén tus metas; estoy segura que estos 6 meses no han sido un paseo por el parque y que has tenido altibajos: cosas que quieres celebrar y cosas que pueden causar frustración.

3- No te compares con otros: si bien es cierto es importante tener modelos a seguir en nuestras vidas, eso no significa que debemos dar cabida a la comparación. Cualquier otra persona que haya llegado donde tu quieres estar, vivió su propio proceso y lidió con su propio camino. No juzgues el camino de otros pero tampoco juzgues rudamente el tuyo.

4- Mide la importancia de tus metas hoy: recuerda porqué esas metas fueron importantes para ti en enero y checa si siguen teniendo, hoy en día, la misma relevancia en tu vida o no.

Podría ser que algo haya sucedido en estos 6 meses que hiciera que aquello era importante en Enero, ya no lo sea. Si la respuesta es no, entonces deséchala o márcala como “talvez después”. Hacer esto no sólo te quitará un pendiente de encima; además creará espacio y energía que necesitas para aquello que elegiste que sigue siendo importante.

5- Mide el estado actual de tus metas: aquellas metas con las que decidiste quedarte, tienen un número de acciones que requieren para hacerlas realidad. Enumera esas acciones y marca las que están cerradas o en camino para así poder tener una claridad de qué te hace falta y cuánto has avanzado.

6- Crea un método de cómo y cuándo cerrarás esas acciones: The Full Planner es perfecto para revisar tus metas a mitad de año y aclarar el cómo y cuándo pero si todavía no lo tienes, puedes crear tu propia lista y acciones detalladamente en una cartulina o papel. Incluso en una tabla de Excel pero por favor asegúrate de que lo tendrás a la vista diariamente.

7- Dale seguimiento a esas acciones: asegurarte de accionar no es tan difícil como crees. Se requiere un poco de voluntad y enfoque y para ello necesitamos un mecanismo sencillo que se compone de sólo dos acciones.

Una revisión semanal: guarda ahora mismo (sí; ya) en tu calendario una hora a la semana para revisar dónde estas con esas acciones y decide cuáles cerrarás esa misma semana. Haz lo mismo cada semana: analizar, medir y decidir qué acciones tomarás en los próximos 7 días.

Elige una acción al día que sume a tus metas y proyectos: esto es lo que llamamos el “enfoque del día” en The Full Planner, y lo que busca es que no pase un solo día sin que le dediquemos una acción a eso que amamos y anhelamos. Usualmente esa acción requiere poco tiempo comparado al resto del día que tiene 1440 minutos. ¿Crees que le puedas dedicar 30-60 minutos a tus metas?

8. Elige una fecha para tu próxima revisión de metas: te aconsejo que no dejes pasar más de 3 meses sin revisar a profundidad tus metas. Una vez que elijas esa fecha, resérvala de una vez en tu calendario.

9. Decide cómo te vas a compensar: compensarnos nos mantiene motivados y es una manera natural de celebrar nuestros logros. Así que, si llegaras a estar donde te lo has propuesto de hoy a tres meses, ¿cómo lo celebrarías? Algunas ideas puedes ser: una deliciosa cena en un lugar especial, un paseo con familia o amigos, unos zapatos; lo que tu desees es 100% válido.

10. Comparte tus metas y el deseo de alcanzarlas con otros: ten una conversación con tu familia o pareja sobre tus metas; cómo estas son tu pasión y cómo afectarían positivamente a todos si las lograras. Aprovecha también para pedir apoyo ya sea en acciones específicas o simplemente en no interrumpirte cuando te vean trabajando en ellas.

Esta también es una conversación que aconsejo vehementemente tengas con tu jefe; es una gran oportunidad para crear empatía y porqué no crear la cultura de desarrollo de metas en tu trabajo. Este tema está 100% ligado con balance vida-trabajo; tema que la mayoría de las empresas hoy en día tienen en sus programas de desarrollo organizacional.

Fotografía: @danadelnogal

Pensar qué hacer durante los próximos meses del año no es algo que se debe tomar a la ligera. Cómo vas a gastar los 365 días del año es vital; pues son días que no volverán.
En esta nota de Buen Dia,  te contamos cómo planear tu año, independientemente de la herramienta que elijas como apoyo para lograrlo.

Consejos para invertir tiempo en tus metas de inicio de año

Si cada mañana te cuesta saltar de la cama, gastas mucho tiempo en decidir qué ropa ponerte, en ocasiones desayunas y otras no y sales corriendo de casa para meterte al tráfico, necesitas implementar rutinas que mejoren el inicio de tus días, después de todo, las primeras horas son las que le ponen el tono al resto de tu día.

He aquí una lista de 8 rutinas, que las personas exitosas aplican cada día:

1- PLANEAN SU DIA:

Antes de comenzar cualquier tarea, acción o cita, las personas exitosas planean previamente cómo van a invertir sus horas y cuál será el enfoque del día; saben exactamente qué acciones deben cerrar y cómo enfocarse en ello.

2- SE MUEVEN:

No estamos hablando de largas rutinas en el gimnasio, hablamos de una rutina de unos 20 minutos que haga que tu sangre circule, que estiren tus músculos y que te den la energía suficiente para soportar el estrés del día a día.

3- TIENEN UN BUEN DESAYUNO:

Sabemos que el desayuno es el combustible del día y uno que esté llenos de fibra y alimentos saludables es justo lo que necesitamos para soportar (a veces) muchas horas hasta la siguiente comida.

4- HACEN UNA ACCION QUE LES BRINDA FELICIDAD:

Hay muchas cosas que puedes hacer que te hacen feliz antes de comenzar el día. Dependiendo del tiempo que tengas disponible, puede ser desde ver un capítulo de tu serie favorita, meditar unos minutos, leer unas cuantas páginas de un libro o bien ganar el siguiente nivel en tu juego favorito.

El punto es, hacer algo que te llene el alma o que satisfaga a tu niño interno.

5- SE HIDRATAN:

Deshidratarse tiene consecuencias negativas que pueden afectar tu productividad y por lo tanto hacerte el camino más difícil para lograr lo que has planeado hacer durante el día. Algunas de esas consecuencias son migraña y cansancio extremo. Toma agua antes de iniciar el día y si tomas un vaso de agua tibia con limón, será un bono extra que agradecerás durante al ayudar más a liberar de toxinas el cuerpo.

6- SE ACTUALIZAN:

Saber qué está pasando en el mundo nos mantiene informados y en ocasiones nos apoya a tomar decisiones como: cuándo y cómo vas a gastar tu dinero, inversiones o qué decisiones vas a tomar en tu negocio o con respecto a algún cliente. Además, échale un ojo a tus sitios favoritos.

7- PRACTICAN SUS AFIRMACIONES

Está demostrado que nuestras acciones se basan en repeticiones y las afirmaciones son para acercarnos más a la persona que queremos ser. Repetir una y otra vez una afirmación hace que poco a poco el cerebro vaya asimilando esa información haciendo que actuemos de la manera que afirmamos. Algunas afirmaciones pueden ser: soy una persona valiente, honro mis compromisos, soy amable y respetuoso con todos, etc.

8- SE TOMAN SU TIEMPO

Cada una de las rutinas anteriores no tienen por qué ser un estrés o convertirse en reglas tediosas que se cumplen aceleradamente cada mañana; son acciones que se pueden tomar y hacer con calma. Entre más apresurados estemos las primeras horas de la mañana, mayor estrés le pondremos a cada cosa que hagamos. No es misión imposible poner el despertador media hora antes de lo normal para comenzar a implementar estas rutinas; de hecho, las mismas están probadas para ser hechas en un lapso de 2 a 3 horas al día.

Para aquellos que queremos invertir nuestro tiempo en lo que nos importa y emociona, es vital contar con herramientas que nos apoyen. Es por ello que, un planificador puede convertirse en tu mejor amigo para mantenerte accionando dentro las áreas que deseas.

He aquí una lista de 5 beneficios de contar con un planificador como The Full Planner:

TE APOYA A ACLARAR QUÉ QUIERES HACER DE UNA MANERA PROFUNDA Y CREATIVA A LA VEZ:
En ocasiones caminamos en círculo repitiéndonos qué nos gustaría hacer en la vida, hacemos larga lista de deseos que luego de un tiempo, se quedan en eso.

Mantener un planificador, te ayuda a pasar de simples deseos a convertirlos en proyectos claros y realizables a lo del largo tiempo, empujándote a planear y accionar basado en lo que has definido como importante y no basados en lo que va saliendo en el día a día provocado por el deseo o la agenda de otros.

TE MANTIENE ORGANIZADO:
Tener en un solo espacio tus tareas y tus quehaceres bloqueando el tiempo para ello, junto con la información de soporte para lograrlo, te permite mantener en control tu tiempo disminuyendo el estrés y aumentando tu compromiso con lo que realmente te importa, dándote la fuerza necesaria para controlar o decir no a las interrupciones

TE APOYA A VIVIR DE UNA MANERA MAS INTENCIONAL:
Al escribir los compromisos que haces contigo mismo o con otros puedes identificar qué es lo que más se acerca a lo que previamente habías planeado y que no, viviendo de una manera más intencional, es decir que haces únicamente lo que te apoya.

MANTIENE LA MOTIVACION EN ALTO:
Al tener todo en un solo espacio, puedes ir y venir revisando tus avances y logros, analizando aprendizajes y áreas por mejorar dándote el sentimiento real de que puedes lograr y avanzar cuánto desees y te lo propongas.

PASARAS MENOS TIEMPO FRENTE A UNA PANTALLA:
Dedicar tiempo para escribir y reflexionar en un planificador, significa mucho menos tiempo frente al computador o al celular disminuyendo las distracciones, procrastinar y ocio sin sentido. Poder desconectarte te garantiza conectarte contigo, tener espacios de meditar y reflexionar sobre lo hecho y lo que sigue.

¿Qué esperas para apoyarte en esta gran herramienta y comenzar un excelente año?

Una de las grandes razones por las cuales no cerramos las acciones que planeamos para el día a día, son las interrupciones. Permitimos que se nos interrumpa constantemente ya sea porque salen temas urgentes, porque hay falta de claridad alrededor o por temas sociales como el resultado del partido de futbol del fin de semana. Y es que no queremos ser los malos de la película al decir siempre que no estamos disponibles. La buena noticia es que no hay que serlo.

Existen algunas maneras para evitar ser interrumpidos constantemente. Las más comprobadas que funcionan son:

PLANEA SER INTERRUMPIDO

Así como algunas interrupciones pueden ser conversaciones casuales y sin importancia alguna, otras pueden ser sobre situaciones importantes de las que no estabas al tanto. Por lo que dejar espacios en tu planificador para ser interrumpido, es una necesidad.

Lo que te recomiendo es que, entre una tarea o cita y otra, dejes espacios de 30 minutos como margen ya sea para manejar atrasos con respecto a tu próxima tarea o simplemente para descansar. Estos espacios perfectamente se pueden destinar para ser interrumpido.

AJUSTA TUS DISPOSITIVOS TECNOLOGICOS

Una vez que hayas bloqueado las horas en las que vas a trabajar, desactiva todas las alarmas de teléfono, computador y sus aplicaciones tales como: WhatsApp, Facebook o cuanta red social manejes, así como notificaciones de emails.

Todos los programas de correos electrónicos y aplicaciones tienen sin excepción, funcionalidades para desactivar y activar notificaciones cuando así lo necesites.

DELEGA O POSPONE

No se trata de ser grosero y decir de inmediato “vete de aquí, no tengo tiempo para esto ahora”. Se puede ser empático, tomar un par de minutos y de no ser una emergencia de vida o muerte, delégalo a otra persona o posponlo siendo claro cuándo podrías tomar el tema de nuevo. Esto te permitirá rápidamente volver a concentrarte en lo que estabas a la vez de tomar responsabilidad cuando sea necesario.

COMIENZA CON EL PUNTO EXACTO

Cuando encuentres una distracción, puedes preguntar directamente: “y el punto es?”; eso evitará que la conversación se alargue y que puedas ir sin rodeos a lo que se necesita hacer. Ahora, podrás encontrar personas que ir al punto les cueste mucho y que desean contar todas las historias paralelas antes de llegar a la médula del asunto. Ellos podrían herirse, pero recuerda que ser directo no necesariamente significa ser grosero.

COMUNICA TU HORARIO A OTROS

La comunicación es clave especialmente cuando trabajas con otros y más aún si tienes gente a cargo. Hacerles saber que estarás trabajando en un proyecto específico durante unas horas o días y la importancia de cerrarlo en tiempo, ayudará a que te interrumpan lo menos posible.

Si trabajas desde casa y tu equipo son tus niños y familia, puedes decirles que a menos alguien se esté muriendo o la casa esté incendiándose, que no te interrumpan por el número de horas que necesites. Jugar con premios para los chicos funciona siempre.

SIMPLEMENTE DECI NO

Ya sé que anteriormente fue enfática en no ser grosero; sin embargo, hay algunas interrupciones que definitivamente no son importantes del todo y que puedes perfectamente vivir sin ellas y a las cuales hay que decirles NO.

Pregunta: ¿es posible calendarizar un rato para hablar de esto? Y siendo que te están hablando del campeonato de futbol del 72, es muy poco probable que te pongan una reunión para ello.

Recuerda que es mejor aprender a decir “no” y sentirte confortable con ello que aprender a decir “si” a todo, todo el tiempo.

© The Full Planner 2020 | Powered by ScorpioTek
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram